Tiburones azules o tintoreras

Tiburones azules o tintoreras

Tiburones azules o tintoreras

Los tiburones azules (Prionace glauca) habitan principalmente a bajas profundidades. Son animales que prefieren vivir en aguas frías, aunque también suele observárseles en algunas regiones subtropicales donde las temperaturas no son muy elevadas. No obstante, esta especie es muy difícil de observar desde la superficie, y la mayoría de los buzos que navegan en las profundidades prefieren mantenerse lo más lejos posible de su presencia.

Datos sobre el tiburón azul

En ocasiones muy esporádicas podrá observarse un tiburón azul saltando fuera del agua. Básicamente, utilizarán este tipo de acrobacias para observar qué tipos de alimentos se encuentran sobre la superficie e incluirlos en su cena. Los tiburones azules son nadadores extremadamente rápidos, por lo que puede resultar difícil realizarles un seguimiento. Además, son capaces de recorrer largas distancias en busca de alimento.

Estos animales no suelen tener un área definida como hábitat a la que normalmente regresan, si bien son conocidos por recorrer en el agua varios miles de kilómetros en un lapso de tiempo muy pequeño. Estos desplazamientos tienen como objetivo la búsqueda de alimentos, pero también lo realizan con fines de apareamiento.

Los tiburones azules se consideran una especie peligrosa, de la que debe evitarse todo tipo de contacto. Se conoce que han participado en numerosos ataques a personas, muchos de ellos causando la muerte de las víctimas implicadas. La fuerza de sus mandíbulas y sus poderosos dientes son algunas de las razones por la que muchos investigadores recomiendan alejarse de ellos lo más pronto posible.

Datos sobre el tiburón azul

Por si fuera poco, el tiburón azul es una de las pocas especies de tiburones que acostumbran a viajar en grupos pequeños. Dentro del grupo establecen su propio nivel de jerarquía, determinado por varios factores entre los que se encuentran el género y el tamaño de cada uno de los miembros. Además, su cuerpo puede servir como alojamiento para varios tipos de parásitos que viven en el agua.

Fuentes de alimentación

Los tiburones azules tienden a gozar de un buen apetito. Su comida favorita es el calamar, aunque no siempre es fácil de conseguir para ellos. Adicionalmente, también se alimentan de peces, moluscos, pequeños tiburones, aves marinas e incluso algunos residuos que pueden encontrarse en el agua.

Anatomía

En promedio, un tiburón azul crecerá hasta unos 12.5 pies (3.8 metros) de largo. Su peso es relativamente inferior comparado con otras especies de tiburones, pues apenas alcanzan un máximo de 450 libras (204 kilogramos). Su cuerpo es muy delgado, por lo que muchas personas confunden los tiburones azules adultos con ejemplares jóvenes de otras especies.

El rango de sus colores abarca desde el azul claro hasta una tonalidad más oscura. En un mismo ejemplar, también podrán presentarse varias escalas de color azul, siendo la parte superior más oscura que el resto.

¿Cómo se reproducen los tiburones azules?

¿Cómo se reproducen los tiburones azules?

El ritual de apareamiento de estos animales es muy interesante. Algunas observaciones realizadas demuestran que el macho puede exhibir un comportamiento extremadamente agresivo. Inicialmente deberá morder a la hembra, cuya piel, tres veces más gruesa que la del macho, le evitará de salir lastimada. El acto de morder se realiza para asegurar que el proceso de apareamiento sea completado. Se trata de un tipo de agarre que permite a los dos ejemplares permanecer juntos hasta que la esperma se haya colocado debidamente en el interior de la hembra.

La camada de crías de un tiburón azul puede oscilar entre 4 y cerca de 130 ejemplares. Son animales vivíparos (las crías se conciben en el interior de la madre), aunque una vez abandonado el vientre materno, deberán cuidarse por sí solos en el agua.

El futuro del tiburón azul

Su estado de conservación es “Casi amenazado”, siendo el ser humano el culpable de la caída significativa en el número de ejemplares. Cada año, millones de tiburones azules son cazados y asesinados, pues su cuerpo es utilizado para elaborar varios tipos de productos. La piel de estos tiburones se seca para obtener un tipo de cuero, mientras que de su hígado puede extraerse aceite. Desgraciadamente, con el ritmo actual de matanzas el futuro del tiburón azul tiene sus días contados.

Además, la cría en cautiverio no ha arrojado resultados positivos, pues generalmente apenas alcanzan los dos meses de vida en este ambiente, muriendo de enfermedades infecciosas causadas por bacterias. La promulgación y puesta en práctica de nuevas leyes prohibitivas para su captura, es la única solución aparente para salvar al tiburón azul.

Compártelo en tu red social: